Agustinos (Zaragoza) del mundo
... BIENVENIDOS al punto de encuentro de la promoción 86-87,
de la Generación del 69 y de todos aquellos que en algún momento han estado con nosotros.

lunes, 23 de marzo de 2009

Adios invierno

Le dije a Petunias: "en un par de días te publico lo tuyo", pero ya sabéis cómo son estas cosas, te enredas con el trabajo y quien dice días, dice semanas... porque sí, por extraño que parezca, yo en ocasiones también trabajo (por supuesto, no lo hago por gusto, que quede claro).
Pero bueno, entre lo que le costó a él escribirme y a mí publicarlo, lo que era la crónica del duro invierno canadiense va a servir para dar la bienvenida a la primavera, que ya la echábamos en falta.


"Hola Ricardo,
Perdona por el retrasillo en contestar. Me dije que cuanto más tardase en contestar, más alegría te llevarías al recibir el mensaje... No, la verdad es que últimamente estoy muy liado, es una locura. No tengo tiempo ni para mear. En el curro estoy hasta el moño de trabajo. Y en casa, ya te puedes imaginar.

Pero lo peor, de peor, de peorisimo, es el puto jodido de mierda fucking winter. NO PUEDO MAS!!! Estoy al borde de la depresión... Bueno tampoco es para tanto, ya sabes que me gusta exagerar un poco. Para alguien que viva el invierno quebeco por la primera vez, puede ser algo curioso y diferente. Lamentablemente, solo es la primera vez. Te envío unas fotillos para ilustrar mis comentarios.


Lo que no entiendo es que aquí aun hay gente que le gusta el invierno...
-"oooh es tan bonita la nieve, todo blanco inmaculado"  ya claro, es blanca en tu pueblo, porque en Montreal con todo el tráfico, es de color marrón caca...
-"además se pueden hacer un montón de actividades al exterior, esquí, raqueta, patín, trineo..." Es verdad, se pueden hacer muchas cosas... los días que no hace 30 bajo cero, que la nieve no esta dura como una piedra debido a los cambios de temperatura, que no ha caído una helada que deja todo resbaladizo, y que cae en fin de semana y que además tienes la energía para motivarte... es decir, que te quedan unos 4 ó 5 días durante los 5 meses de invierno en los que puedes hacer alguna actividad al exterior.  

El fin de semana pasado justamente decidí ir a patinar con los niños, las condiciones eran perfectas, no mucho frío, alrededor de 15 bajo cero, soleado, el hielo en buenas condiciones... me dije: por fin! los astros se han alineado, es el momento... Niños!! Poneros los trajes de invierno, las botas, los guantes, el gorro... yo preparo los patines, botellas de agua, palos de hockey, ósea todo el kit. Lou, el pequeño, no puede venir, desgraciadamente, no existen patines para bebes de año y medio...eso no le impide pillar el berrinche del siglo porque quiere venir con nosotros. Isabelle consigue calmarlo un poco...  Por fin, media hora después todo el mundo esta listo y salimos de casa, aunque mi nivel de energía, con todos los preparativos y la crisis de Lou, esta cerca del rojo. He olvidado comentar que antes de salir tuve que negociar con Isabelle para que se quedase con Lou. Esto me costará cuidar a Lou mañana mientras Isa se va al cine con los niños.  No importa, vale la pena el esfuerzo, me digo para automotivarme.


Tenemos la pista de patinaje en el parque al lado de casa, dos minutos andando. Llegamos, pongo los patines a los niños, luego me los pongo yo. No sé si sabes la energía que come ponerse unos patines, parece que los hacen de madera, hay que tirar, empujar, agarrar, torcer, cuando tu pie entra, te preguntas si va a poder salir. Bueno, 15 minutos de lucha mas tarde, ya estamos patinando. Todo va bien, todo el mundo es feliz. Noa y Mael juegan al hockey, es su deporte preferido, si pudieran jugarían en un equipo. Aunque ya tienen claro que no podrán. El costo del equipamiento es demencial, los entrenamientos y los partidos son a menudo muy pronto por la mañana, a las 7am o antes. Yo no me levanto a esas horas ni de coña, menos en fin de semana, y menos en invierno. Así que Isabelle y yo ya les hemos convencido de que el futbol es un deporte mucho más interesante, además España es campeona de Europa... Parece que de momento lo han aceptado, aunque a regañadientes, me parece que España va a tener que ganar el mundial para poder seguir convenciéndoles.

Bueno, el caso es que hace cinco minutos que estamos patinando, digo bien cinco minutos, estoy empezando a disfrutar del día, mi nivel de energía empieza a subir tranquilamente, me siento bien. Cuando de repente, paf! la rondelle (pelota cilíndrica de caucho duro usada para jugar al hockey, que no sé como se llama en español) lanzado por Mael con todas sus fuerzas, se va a estrellar en plena rodilla de Noa. Noa se retuerce de dolor en el suelo. Le levanto el pantalón para ver la herida. Su rodilla parece estar cambiando de color por momentos, aunque no parece hinchada. ummm! me pregunto que hacer. Me parece que no nos va quedar otra opción que volver a casa. Me cago en la p...  m...!!! Son las únicas palabras que me vienen a la boca. Vuelta a empezar el proceso inverso, quitar patines, poner botas... llegamos a casa. Isabelle esta con cara de perro, Lou no ha parado de llorar, no quiere dormir la siesta. Yo me desespero, solo quiero llorar...

Finalmente, Noa no tiene nada grave, solo una moradura. Lou acaba por dormirse y yo ya no tengo ganas de hacer nada más. Acabamos el día alquilando una película en el club de video. Eh Voila! otro día más en la apasionante vida del invierno quebequense."



Ánimo tío, si me entero que sale algo de lo tuyo en las Bahamas, te aviso.

Y para otro día la última crónica de la Agustina de Fernando Monzón, que no doy pa más.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buenisimo.

Me he reído un buen rato leyendo a Don Enrique.

Eduardo de la Mezquita